Apocalipsis



Apocalipsis

 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. [1]

 Nadie ha visto al Padre sino el Hijo y aquel a quien quiera revelarlo y para ganar la vida eterna  la misión de Él resucitado, si le creemos y confesamos es presentarnos a Dios[2]. Sin embargo algunos engañados e incrédulos lo ignoran y creen en las apariciones rechazando  que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios[4]. Haciendo una  religión con toda una doctrina humana de santuarios y peregrinaciones que son sinónimo de desobediencia. Porque Dios busca a los verdaderos adoradores que adoraran en Espíritu y en verdad.[3]

Ser Eterno es la principal característica del Padre; eso quiere decir que no tiene principio ni fin y quien habla en el primer párrafo no conoce ni tiene la más remota idea de quién es el Padre y menos el Hijo porque hasta lo confunde con un ángel y se postra.
 El autor del Apocalipsis a cumplido el sueño de los escritores hacer conocida una historia que fue leída por millones sobre la que hasta hay comentarios e interpretaciones, al igual que la Caperucita Roja, un cuento popular que en el fondo tiene una moraleja, pero no deja de ser ficción literaria por eso no es palabra de Dios.

Siete planetas en otro sistema solar

 Las probabilidades de que alguien muera el día en que nació eran de una en 30 millones y aquella cantidad de habitantes tenía la Tierra cuando durante una Pascua nace Jesús de Nazaret. En veinte siglos hemos llegado a la suma de 7 mil millones calculándose que para el año 2030 estaremos sobre los 8 y eso significa qué el mundo estaría quedando pequeño para albergarnos a todos y una manera inconsciente de controlarla fueron las guerras por esa razón hay una potencia que se compra el lio defendiendo la "libertad". El día que otras haga lo mismo por exis motivos que en el fondo será sobrepoblación se acabó la paz en el mundo. Y previendo aquello mencionamos la ley de simetría que se cumple en mecánica cuántica que nos dice que todo se repite por equilibrio en niveles más profundos de su universo. Si la extrapolamos a la clásica significaría que hay miles de sistemas solares y nosotros creados por Dios tendremos el privilegio de plantar vida en ellos empezando por Marte.
 Que este año y los que vienen Dios nos ayude a cambiar paradigmas para crecer como las estrellas como le ofreció a Abraham el padre de la fe.





[1] (Apocalipsis 22:13)
[2] (Jn 17:3)
[3] (Jn 4:23)
[4] (Rom 10:17)

Comentarios

Entradas populares de este blog

La luz es electricidad

¿Por que se turbó Herodes?